Para comenzar a explicar en qué consiste este trastorno, hemos de entender que los riñones son los órganos encargados de filtrar la orina que seguidamente es enviada por los uréteres (finos conductos) hasta la vejiga, por donde es expulsada al exterior.

Pues bien, el reflujo vesicuoreteral define el proceso anómalo por el que la orina realiza el camino inverso, es decir, viaja de nuevo desde la vejiga hasta los riñones provocando infecciones urinarias en muchas ocasiones así como cicatrices o daño en el hígado.

Este problema afecta principalmente a bebés y niños aunque también podría ser diagnosticado en adultos, principalmente en mujeres de raza blanca. Su origen se debe básicamente a dos causas distintas que dan lugar a dos tipos de patología: reflujo primario y reflujo secundario- que veremos a continuación- y cuya gravedad dependerá del grado en el que se encuentre la enfermedad.

Causas: ¿Por qué se produce este tipo de reflujo?

Como comentábamos anteriormente, existen dos tipos de reflujo vesicuoreteral en función de la causa de aparición:

Reflujo primario. Se trata de la causa más frecuente de manifestación de este trastorno. Los pacientes que sufren de esta afección han nacido con una pequeña anomalía en la válvula que normalmente impide que la orina se dirija de nuevo a los riñones.

Reflujo secundario. Quienes padecen esta otra tipología de la enfermedad son aquellos que poseen un problema en las vías urinarias, lo que dificulta su correcto funcionamiento. La causa de esta situación a menudo está asociada con algunas infecciones del tracto urinario.

Reflujo vesicuoreteral

Clasificación de grados

Es importante resaltar el hecho de que existen 5 grados distintos de la enfermedad en función de la gravedad de los síntomas que van desde leves a severos de forma creciente. De modo que los grados del 1 al 3 serían más leves, siendo el 4 y 5 los que presentan mayor seriedad.

Los casos leves pueden ser tratados únicamente con un tratamiento farmacológico mientras que en los grados 4 y 5 se precisará recurrir a un procedimiento quirúrgico, especialmente cuando se han ocasionado infecciones frecuentes o el riñón se encuentra peligrosamente afectado.

Los síntomas más comunes

Este trastorno se da entre diferentes grupos de edad, por lo que veremos la sintomatología que experimenta cada uno de ellos.Los bebés poseen unos síntomas bastantes distintos de los experimentados por niños y adultos. Los más comunes son:

  • Comportamiento irritable
  • Diarrea
  • Pérdida de apetito
  • Fiebre aislada

Los síntomas que más frecuentemente se dan entre los niños son:

  • Incontinencia urinaria
  • Presencia de proteínas en la orina
  • Insuficiencia renal
  • Presión arterial alta

Por otro lado, los síntomas que manifiestan las personas adultas son:

  • Ganas frecuentes de orinar
  • Color turbio de la orina con presencia de sangre
  • Poca orina en cada micción
  • Sensación de quemazón al orinar
  • Fiebre
  • Molestias abdominales intensas

Tratamiento a seguir

El tratamiento a seguir deberá ser personalizado ya que dependerá en gran medida de una serie de factores concretos:

-Nivel de gravedad de la enfermedad

Edad.

-Estado de salud.

-Grado de tolerancia a ciertas medicinas o terapias.

Evolución de la enfermedad.

Criterios propios del doctor en función de su experiencia.

En general y como decíamos anteriormente, los pacientes que sufren los grados más bajos de la enfermedad (1-3) no requieren el seguimiento de un tratamiento específico e intenso ya que los síntomas suelen remitir al cabo de un tiempo, aunque sea prolongado.

Sin embargo, si se produce alguna complicación en los síntomas, sería necesario que los pacientes siguieran un tratamiento con antibióticos así como un control frecuente de la orina por medio de análisis.

Por otro lado, aquellos que se encuentran en las fases más avanzadas de la enfermedad (grados 4 y 5) seguramente requerirán de una intervención quirúrgica para poder recuperarse completamente.

Esta operación consistirá en crear una nueva válvula para el uréter que se cerrará adecuadamente impidiendo el paso de la orina de nuevo por los uréteres hasta los riñones, evitando así cualquier tipo de infección.

Reflujo vesicuoreteral
5 (100%) 1 vote