Reflujo en bebés

El reflujo gástrico no solo es un trastorno frecuente entre las personas adultas sino que también lo es entre los bebés, especialmente en sus primeros meses de vida cuando su esófago todavía no es capaz de funcionar correctamente. Por esta razón, los alimentos viajan de nuevo desde el estómago hacia el esófago tras las comidas para aparecer en la boca por medio de vómitos o bocanadas.

Síntomas comunes:

Los bebés muestran una sintomatología bastante clara que puede ayudarnos a identificar el problema inmediatamente; algunos de los cuales suelen presentarse principalmente tras la ingesta de alimentos. Los síntomas más corrientes son:

Náuseas y regurgitación, lo que suele originar vómitos en exceso.

Atragantamiento.

Tos, a causa de la irritación sufrida por la laringe.

Gases, especialmente eructos.

Salivación excesiva.

Infecciones de oído.

Llanto frecuente e irritabilidad por el dolor que siente el bebé.

Pérdida de apetito o negativa a la ingesta de alimentos.

Bajada de peso, ya que el estómago acaba conteniendo menos alimentos.

-Interferencia en el proceso normal de crecimiento.

Mal aliento, como a leche agria debido a las continuas bocanadas que expele.

 

Síntomas menos comunes incluyen:

-Evacuaciones  en exceso o, por el contrario, estreñimiento.

-Casos graves pueden causar el síndrome de la apnea del sueño (interrupción de la respiración durante el sueño) así como otras dificultades respiratorias como el asma, la bronquitis o la neumonía.

¿Qué hacer en estos casos?

reflujo bebe tratamiento

 

10 Medidas para curar el reflujo en bebés (tratamientos)

Aunque el pediatra puede prescribir ciertos medicamentos que consigan paliar los efectos negativos del reflujo, lo cierto es que es más aconsejable recurrir a ciertos remedios naturales que puedan tener más beneficios para tu bebé.

Existen una serie de medidas que puedes adoptar para minimizar los síntomas de este trastorno:

  • La leche materna es ideal para controlar los efectos del reflujo por sus propiedades antiácidas y su facilidad de digestión; por lo que debes primar su uso al de la leche artificial. Si estás amamantando a tu bebé, eliminar de tu dieta los productos que puedan causar reflujo (grasas, azúcares, salsas…) puede ayudarlo. Si no puedes darle el pecho, elige leche artificial sin lactosa para alimentar a tu hijo, ya que es menos ácida.
  • Alimenta a tu hijo con alimentos espesados para evitar el proceso de regurgitación de los alimentos (paso de los alimentos del estómago al esófago). La leche puede espesarse con crema o cereal de arroz. Y recuerda, los bebés han de realizar pequeñas pero frecuentes tomas al día.
  • No acuestes a tu bebé inmediatamente después de la toma de alimentos para evitar los efectos del reflujo.
  • Los pañales y la ropa de tu bebé han de ser lo más cómoda posible, ya que prendas muy ceñidas pueden apretar su estómago y provocar daño.
  • Colocar al bebé en posición erguida tras la ingesta de alimentos e inducirlo al eructo después de cada comida es una medida muy recomendable.
  • Puedes hacer que tu bebé note menos los efectos del reflujo durante el sueño elevando la cabecera de su cuna y siempre colocándolo en posición vertical.
  • El uso del chupete puede ser beneficioso en estos casos ya que fomenta la salivación; la cual puede causar la reducción de ácidos y con ella, la sensación de reflujo.
  • También podemos administrar a nuestros pequeños una dosis controlada de ciertas infusiones como té, manzanilla, llantén y malvavisco entre otras.
  • Se recomienda alejar al bebé de ambientes tóxicos para su garganta, en especial aquellos donde se consuma tabaco habitualmente.
  • En casos realmente graves, se recomienda el uso de fármacos para tratar el reflujo en bebés y evitar así lo que se conoce como “el síndrome de muerte súbita” que ocurre cuando el bebé experimenta dificultades respiratorias graves (a causa del reflujo) como neumonía, bronquitis o asma que le conducen a una muerte fulminante.
Reflujo en bebés
5 (100%) 2 votes

También te puede interesar: