Reflujo en el embarazo

Aunque sea una cuestión desconocida, es un hecho que las mujeres embarazadas sufren de reflujo en un porcentaje mayor que el resto de la población. Tan sólo en el primer trimestre, lo experimentan un 40% de las mujeres, cifra que afortunadamente decrece con el paso de los meses. No obstante, se trata de una situación molesta para las futuras mamás que han de lidiar además con otros síntomas más graves.

Pero, ¿por qué es tan común el reflujo en las gestantes?

A pesar de que no exista una información clara que dé respuesta a esta pregunta, son varias las teorías que tratan de  explicar el porqué de esta situación:

  • Aumento del volumen abdominal a consecuencia del crecimiento del feto. Esto aumenta la presión sobre el estómago favoreciendo el reflujo, es decir, empujando a los alimentos a viajar desde el estómago hacia el esófago hasta llegar de nuevo a la boca.
  • Los factores hormonales. Se suele decir que las hormonas son las verdaderas responsables de la aparición de este trastorno, ya que su alteración durante este proceso afecta al estómago sobremanera, en especial los estrógenos y la progesterona.

¿Cómo puedo saber si sufro de reflujo durante el embarazo?

Aunque los síntomas más comunes son la regurgitación de alimentos (paso de los alimentos del estómago al esófago) y la acidez o ardor de estómago/esófago, otros síntomas incluyen:

  • Náuseas y vómitos
  • Atragantamiento
  • Irritación/ ardor de garganta debido a la regurgitación de los alimentos
  • Indigestión
  • Tos
  • Ronquera
  • Sabor ácido en la boca
  • Salivación excesiva

Todos estos síntomas suelen aparecer tras la ingesta de comidas que es el momento en el que más frecuentemente aparece dicho trastorno; por lo que debemos tomar una serie de medidas para minimizar al máximo sus efectos, especialmente en ese momento del día.

Tratamiento

¿Qué puedo hacer para acabar con estos síntomas del reflujo?

Aquí te damos una serie de recomendaciones clave para sentirte mejor:

Controla tu dieta: Esto significa prescindir de hábitos perjudiciales como…

Alimentos grasientos que puedan afectar a tu estómago entre ellos patatas fritas, salsas, embutidos o dulces.

Alimentos picantes o ácidos como especias o salsas tan típicas de platos mexicanos, tailandeses o indios. Evita asimismo frutas ácidas como la naranja.

Realiza pequeñas pero frecuentes comidas al día para favorecer el proceso de digestión y evitar así la sensación de reflujo. Recuerda masticar bien los alimentos en cada comida para que el estómago no tenga que realizar un esfuerzo extra al digerir los alimentos.

-No consumas comidas muy calientes o demasiado frías que puedan irritar tu estómago.

Elimina el consumo de bebidas agresivas para tu estómago como:

*Alcohol

*Bebidas gaseosas y azucaradas

*Bebidas con cafeína y teína

-Masca chicle tras las comidas: Al comer chicle se genera más saliva, la cual es capaz de neutralizar y reducir eficientemente los ácidos del estómago.

 

Incorpora a tu vida hábitos como…:

-Usa ropa holgada que no oprima tu barriga para evitar estar incómoda o sentir daño.

-Toma un vasito de leche una hora después de las comidas. Los minerales de la leche son capaces de reducir los ácidos del estómago, al igual que tomar una cucharada de aceite en ayunas.

-No te acuestes justo después de comer porque esto podría aumentar la sensación de reflujo. Del mismo modo, duerme con una cierta elevación del cabecero de la cama y recuéstate siempre del lado izquierdo.

Sé activa durante el día, aunque no realices ejercicios demasiado intensos. Basta con dar pequeños paseos para producir ciertos movimientos en tus intestinos y evitar que éstos se obstruyan.

Evita las situaciones estresantes. Ha sido demostrado que las personas que muestran altos niveles de estrés o ansiedad notan más los efectos del reflujo ácido, por lo que debes controlar tus nervios a fin de no experimentar estos síntomas. Para conseguirlo puedes recurrir a terapias o técnicas naturales como el yoga, el thai chi, los masajes, la relajación por medio de la respiración profunda y la meditación.

*Recuerda que el estrés o la ansiedad puede afectar negativamente la salud de tu bebé.

Desecha el tabaco. El tabaco puede crearte problemas digestivos además de ser extremedamente nocivo para tu bebé.

-Toma ciertas bebidas de hierbas cuyo consumo es totalmente seguro durante el embarazo:

*Infusión de jengibre

*Infusión de menta y anís

*Infusión de aloe vera, considerado uno de los mejores métodos para combatir el reflujo gástrico.

*Infusión de raíz de achicoria

 

Si los métodos anteriormente citados no consiguen obtener los resultados esperados, tu médico puede prescribirte una serie de medicamentos que pueden ayudarte a combatir los síntomas de este molesto trastorno de una forma segura y efectiva:

Antiácidos masticables. Se trata de pastillas de agradable sabor que pueden combatir eficazmente los síntomas del reflujo. Sin embargo, su efecto no es demasiado duradero.

Reductor de ácido. Un medicamento muy seguro a tomar durante el embarazo (incluso en el primer trimestre) que proporciona un alivio casi instantáneo sobre las molestias ya que reduce la producción de los ácidos del estómago durante algunas horas; por lo que sería la mejor opción a tener en cuenta.

 

Sin embargo, no todos las medicinas para el reflujo son seguras durante el embarazo con lo que te convendrá evitar el consumo de:

Antiácidos que son ricos en aluminio ya que este componente puede provocar estreñimiento, pudiendo además convertirse en tóxico si es ingerido en grandes cantidades.

Aspirina

Bicarbonato de sodio que provoca retención de líquidos y con ello, inflamación de manos y tobillos.

Reflujo en el embarazo
5 (100%) 1 vote

También te puede interesar: