La gastritis nerviosa es uno de los tipos de gastritis más comunes en nuestra sociedad actual. El nerviosismo nos afecta negativamente en muchos aspectos físicos, hoy en día el estrés convive con nosotros y esto puede provocar daños en nuestro estómago.

Además, la gastritis nerviosa en niños cada vez es más común por lo que es muy aconsejable saber de tratamientos y remedios para combartirla fácilmente.

Síntomas de la gastritis nerviosa

Antes de nada es necesario que sepas los síntomas de esta enfermedad, ya que en muchas ocasiones se confunde con problemas en los intestinos o el aparato digestivo en general que no tienen nada que ver.

La gastritis emocional se caracteriza por un ardor agudo en el estómago, acompañado por una acidez bastante acentuada. Pueden también sentirse dolores, aunque no muy graves, así como malestar general.

gastritis nerviosa

Por supuesto, todos estos síntomas deben ir acompañados por otros de índole emocional (como su propio nombre indica) como pueden ser: Estrés, ansiedad, nerviosismo generalizado, estado de tensión prolongado o pequeños pinchazos en el corazón (debidos generalmente a la ansiedad). Estos factores psicológicos son la causa principal de este tipo de gastritis, pues ese estado de “alerta” o nervios hace que nuestro aparato digestivo sufra, se inflame y empiece a dolernos/arder.

¿Tengo gastritis nerviosa aguda o gastritis nerviosa crónica?

Antes de continuar vamos a hacer un inciso, ya que es muy importante hacer una distinción entre los dos tipos de gastritis emocional: aguda o crónica.

Lo normal es tener aguda, es decir, no prolongada en el tiempo sino durante un periodo corto de tiempo. Este tipo de gastritis presenta los síntomas que hemos visto arriba, normalmente mucho más fuertes que en la crónica (es decir, el paciente notará bastante los dolores y malestar).

Por otro lado tenemos la gastritis crónica, donde los síntomas son mucho más “ligeros” pero prolongados en el tiempo (hasta toda la vida). En ocasiones son tan “ligeros” que el paciente no nota nada hasta que se le diagnostica.

Para ambos casos se puede seguir un tratamiento muy similar, el cual vemos a continuación.

Tratamiento gastritis nerviosa

El remedio más eficaz para una gastritis de este tipo debe de presentar dos ramas bien diferenciadas: Por un lado el estilo de vida y por otro lado la alimentación.

gastritis emocional nerviosa

El estilo de vida: Es necesario hacer un cambio en nuestros hábitos diarios, recordemos que el estrés y nerviosismo son la causa principal de nuestra gastritis. Yo mismo padecí este tipo de gastritis por un modo de vida súper dañino, y de las cosas que más me ayudaron fue cambiar mi manera de ver las cosas, en definitiva, de estar más tranquilo.

Hay muchos métodos y tratamientos para aprender a controlar los nervios, tratar la ansiedad y reducir el estrés. Yo recomiendo este, que es el que seguí yo y me funcionó a las mil maravillas: Tratamiento que seguí.

Alimentación: Nuestro estómago está sufriendo las consecuencias de nuestro estrés y ansiedad, por lo que la alimentación va a ser un factor fundamental para curarnos definitivamente. Se recomienda no tomar muchos alimentos “duros” o sólidos, e ingerir sobre todo alimentos líquidos.

Deberemos seguir una dieta rica en verduras, y alejarnos de alimentos agresivos como pueden ser picantes, mucha carne o sustancias ácidas. Dentro del tratamiento que acabo de comentar, hay una amplia guía sobre la alimentación que tenemos que seguir.

Esta dieta, si la seguimos a rajatabla, junto con un cambio en nuestro modo de vida asegurará la perfecta cura de la gastritis nerviosa.

Otros consejos para reducir el estrés

gastritis emocional o nerviosa

Debido a la importancia que tiene el estrés y ansiedad en este tipo de gastroenteritis, te recomendamos hacer lo siguiente:

Escuchar música relajante: Hay varios estudios que aseguran que la música puede afectar directamente al cerebro reduciendo los niveles de ansiedad. ¿Quién no ha escuchado música y se ha tranquilizado?

Masajes: No hay nada más tranquilizador que un masaje. No hace falta que acudas a un profesional, tu madre, tu padre, un amigo, una amiga… ¡cualquiera puede darte un masaje relajante!

Té negro: Está demostrado que reduce bastante los niveles de cortisol, por lo que te sentirás más relajado y tranquilo. No es difícil de encontrar en cualquier supermercado, además de tener un precio muy asequible.

Descansar bien: Muchas veces estamos alterados por no haber descansado lo suficiente. Prueba a tomar una siesta después de comer o a dormir como mínimo 8 horas diarias.

Si después de leer este artículo no te sientes muy identificado, quizás tengas una variación de la gastritis nerviosa: La gastritis emocional.

Por último, te dejamos con este vídeo donde se muestran otros consejos mucho más sofisticados contra el estrés.

 

Gastritis nerviosa – Síntomas, tratamiento y remedios
3.72 (74.48%) 29 votes