Gastritis hemorrágica

Hay muchos tipos de infecciones que afectan directamente a nuestro estómago y provocan diferentes síntomas como ardor, acidez, náuseas, vómitos, etc. Una de las más comunes es la gastritis hemorrágica aguda, que debido a un fuerte debilitamiento de nuestra mucosa estomacal, los corrosivos jugos gástricos que se encuentran en el estómago, dañan directamente las paredes y el revestimiento, hasta tal punto de provocar úlceras que afectarán a los tejidos hasta hacerlos sangrar.

Aunque no es una enfermedad demasiado grave, siempre que se coja a tiempo y se siga un tratamiento adecuado, lo cierto es que puede resultar realmente molesta, ya que produce fuertes dolores de barriga que se mantienen en el tiempo día a tras día.

Las principales causas por las que aparece esta afección hemorrágica son el abuso de medicamentos anti inflamatorios, como el ibuprofeno o la aspirina. Tenemos la mala costumbre de ingerir este tipo de anti inflamatorios para poner solución a cualquier problema que podamos tener, y esto es sin duda un error, ya que una ingesta continuada puede producir fuertes daños en el estómago, hasta sufrir este tipo de gastritis hemorrágica erosiva.

El estrés, el exceso de bilis en el estómago, una mala alimentación y el consumo de alcohol, tabaco o drogas son otras de las principales causas.

Gastritis Hemorrágica Tratamiento

Una vez hemos visto qué es y que causas la provocan, toca hablar del posible tratamiento que se puede seguir para aliviar los síntomas. Aun así, si sientes que sufres esta afección hemorrágica aguda, no dudes acudir a tu médico para que te lo confirme y pueda asesorarte de forma individualizada.

Lo más importante aquí es cuidarse la alimentación, y seguir una dieta saludable y equilibrada que pueda limpiar el estómago y volver a fortalecer poco a poco el revestimiento estomacal. Cambiar los alimentos naturales por los fritos, la cafeína y los alimentos procesados es el primer paso para ponerle solución.

También para rebajar los síntomas es recomendable tomar protectores de estómago o anti ácidos (Omeoprazol), ya que serán de gran ayuda para calmar los fuertes dolores producidos por esta afección, anulando directamente los ácidos que se forman durante el periodo de digestión. Eso sí, todo en su justa medida. Todo en exceso resulta perjudicial.

Además de todo esto, cambiar el ritmo de vida y disfrutar de unos hábitos saludables que te permitan acabar con los altos niveles de estrés también es altamente recomendable y muy beneficioso. Hay que tener en cuenta que el sedentarismo y la mala alimentación son unas de las principales causas de gastritis hemorrágica, así como de otro gran número de enfermedades.

Cambia el sofá por andar una hora todos los días, la comida basura por frutas y verduras, y el café por zumos naturales o infusiones libres de teína. Aunque no son cambios que resulten definitivos, sí que te serán de gran ayuda para poner solución a esta afección estomacal, que puede resultar tan molesta si no se trata adecuadamente, y que incluso podría provocar nuevos problemas en el estómago.

Gastritis hemorrágica
5 (100%) 1 vote

También te puede interesar: