¿Qué es la esofagitis? Definición, síntomas y tratamiento

Literalmente el término esofagitis significa inflamación (-itis) de la mucosa del esófago causada principalmente por el reflujo gastroesofágico que no es más que el trastorno gástrico por el que una vez ingeridos, los alimentos viajan de nuevo desde el estómago hacia el esófago provocando una inflamación de dicha zona e irritándola intensamente.

 ¿Cómo sé que realmente sufro de esofagitis?

Aquellos que sufren de este mal experimentan una serie de síntomas que bien pueden confundirse con algunos signos de gastritis, por lo que se recomienda a los pacientes acudir a su médico para obtener un diagnóstico detallado y con ello, el tratamiento adecuado.

Sin embargo, no está de más que compruebes cuáles son todos los síntomas típicos de este trastorno:

  • Ardor/quemazón zona abdominal alta y pecho
  • Regurgitación de los alimentos
  • Náuseas y vómitos
  • Flatulencias, especialmente eructos constantes.
  • Tos y ronquera
  • Dolor de garganta
  • Atragantamiento
  • Pérdida de apetito
  • Sensación de acidez
  • Sabor ácido/agrio en la boca provocado por los ácidos del estómago que vuelven a la boca.

Algunos pacientes además experimentan:

  • Náuseas y vómitos
  • Dificultades respiratorias como asma o bronquitis.
  • Fiebre
  • Presencia de sangre en heces o vómitos.

Los males derivados de esofagitis debido a un reflujo excesivo son mucho más graves:

Hemorragia

Úlceras

Síndrome de esófago de Barrett (modificación anormal de las células que forman la zona final del esófago). Sólo es sufrido por un 10% de los pacientes que poseen esofagitis en primer lugar, sin embargo se trata de un trastorno peligroso ya que puede estar relacionado con el cáncer de esófago.

Tipos de esofagitis

Hemos hablado de esofagitis en líneas generales, sin embargo podemos diferenciar entre distintos tipos de esofagitis como:

Esofagitis aguda.

Esofagitis erosiva, especialmente relacionada con el síndrome de Barrett que comentábamos anteriormente.

Esofagitis crónica, es decir, duradera en el tiempo desde semanas o meses hasta incluso años a consecuencia de la repetición de episodios de esofagitis previos.

Esofagitis péptica, la más común entre los pacientes.

Esofagitis eosinofílica, relacionada con un mal funcionamiento del esófago.

 

Tratamiento

El tratamiento de esofagitis varía lógicamente en función de las causas de aparición así como de la intensidad de los síntomas derivados.

-Si es causada por el reflujo gastroesofágico (que es la causa principal de este trastorno) entonces los pasos que debes seguir en primer lugar son:

1) Controla tu dieta:

Evita alimentos agresivos para tu estómago como dulces, frituras, salsas picantes, frutas ácidas y por supuesto bebidas alcohólicas.

-Realiza pequeñas comidas al día pero de forma frecuente incluyendo alimentos saludables de fácil digestión:

*Verduras como calabaza o calabacín en forma de purés o cremas.

* Es además muy recomendable el consumo de alimentos ricos en fibra como el plátano, los frutos secos, o los cereales.

*Pescado blanco pero en ningún caso carnes grasas.

 

2) Abandona hábitos de vida que son dañinos para tu salud tales como:

*Prescinde del tabaco. Si eres fumador y sufres esofagitis, es muy probable que el tabaco sea el responsable de tu dolencia. Así que es el momento de plantearse dejar el cigarrillo a un lado, hecho que además contribuirá a mejorar tu calidad de vida.

*Reduce tu masa corporal. Si sufres algo de sobrepeso u obesidad, eres más propenso a sufrir los efectos de la acidez de estómago, de modo que puedes proponerte bajar un poco de peso realizando algo de ejercicio. Podrías comenzar por caminar media hora tras la ingesta de alimentos. Esta medida no solo reducirá el riesgo de contraer esofagitis por reflujo sino que te ayudará a prevenir muchas otras enfermedades como la diabetes, el cáncer o los problemas de corazón.

 

3) Existen además una serie de remedios naturales que puedes seguir para curar tu esofagitis:

-Tomar el jugo del aloe vera puede aliviar la irritación sufrida por el esófago.

-Consumir vinagre de manzana mezclado con agua antes de las comidas puede resultar beneficioso.

-Tomar manzanas rojas ayuda a neutralizar los ácidos del estómago y con ello el reflujo que suele provocar la esofagitis.

-Se recomienda mascar jengibre crudo para rebajar los efectos del reflujo.

 

4) Si estas técnicas no te resultan útiles, siempre puedes recurrir al consumo de ciertos medicamentos que son capaces de reducir los ácidos del estómago de modo que tu esófago no esté tan irritado:
  • Antiácidos como el Tum, aunque en algunos casos no resulta demasiado efectivo.
  • Ranitidina
  • Omeoprazol

Estos medicamentos no están sujetos a prescripción médica, no obstante debes ser responsable con el consumo de los mismos, ya que es peligroso abusar de estas sustancias.

-Si la esofagitis aparece a consecuencia del consumo de medicamentos, entonces lo aconsejable sería:

-Asegúrate de tomar agua con las pastillas que tomas, de otra forma éstas podrían atascarse en el esófago por algo de tiempo provocando una inflamación del esófago.

-Puedes sustituir el consumo de pastillas por medicamentos líquidos para reducir el riesgo de padecer esofagitis.

No te acuestes justo después de tomar medicamentos ya que esto podría aumentar los síntomas de la acidez de estómago.

Reduce el consumo de analgésicos que puedes obtener sin prescripción médica como las aspirinas si padeces esofagitis. Ha sido demostrado que el abuso de estos medicamentos puede elevar el riesgo de sufrir acidez estomacal.

¿Qué es la esofagitis? Definición, síntomas y tratamiento
5 (100%) 1 vote

También te puede interesar: