Gastritis crónica superficial

La gastritis crónica superficial (variante de la gastritis crónica) se muestra como una de las afecciones que más presentes están en la sociedad actualmente. Se trata de una infección que provoca una fuerte inflamación en la mucosa estomacal, y que presenta una serie de síntomas que pueden resultar realmente molestos, entre los que destacan la acidez y el ardor de estómago.

Si presentas los síntomas que acabamos de comentar, no dudes en acudir a tu médico más cercano para que te examine, y en caso de que sufras esta afección, debes seguir un tratamiento que se encargue de inhibir y neutralizar los diferentes síntomas que presenta, más allá de la acidez y el dolor de estómago.

Es una enfermedad que está muy asociada a la helocibacter pylori, una bacteria que afecta directamente al epitelio gástrico humano, y que puede derivar efectivamente en gastritis crónica superficial o en cualquiera de sus derivantes: crónica superficial antral, inactiva y profunda, antral, antral leve, activa moderada, etc. El problema de la helicobacter pylori, es que es una bacteria inactiva que no presenta ningún tipo de síntoma hasta que no produce infección, por lo que es realmente complicada de identificar.

La única nota positiva es que la crónica superficial, se muestra como la gastritis más débil y leve de todas, presentando unas consecuencias mucho menos graves a las que presenta por ejemplo la atrófica crónica. Tiene una actividad ligera en comparación al resto.

¿Cómo se puede curar esta infección?

Para curar esta infección es importante acudir a un médico especialista, aunque debes ser consciente que para combatirla y paliar todos los síntomas, se necesita mucho tiempo, ya que es una afección de larga duración que puede permanecer incluso años dentro de nuestro organismo.

También hay que destacar que la afección que puede sufrir nuestra mucosa gástrica, también depende en gran medida del tiempo en que helicobacter pylori o las diferentes causas que hayan propiciado la aparición de la gastritis activa, hayan estado en nuestro organismo. Evidentemente, cuanto más tiempo, más habrá sufrido nuestra barrera gástrica.

Remedios caseros para combatirla

Para combatirla, el médico nos preparará una dieta equilibrada y libre de alimentos que puedan provocar irritación a la mucosa intestinal, y también nos alertará que no debemos consumir medicamentos ni fármacos que traten de contrarrestar los dolores en la barrera gástrica.

Por suerte, existe una gran variedad de remedios caseros que podemos preparar nosotros mismos para combatir la gastritis y disfrutar de una dieta mucho más saludable, como por ejemplo, tomar el hábito de beber un vaso de agua muy caliente mezclado con dos cucharadas de miel natural. El alivio que producirá es realmente sorprendente.

Un vaso de leche con una cucharada de aceite de oliva, aunque realmente no es algo que haga las delicias de nuestros paladares, también nos proporcionará una sensación de alivio muy reconfortante. La clave al igual que el vaso de agua con miel, es tomarlo en ayunas, ya que así el efecto que producirá en nuestro organismo será mucho más rápido.

Gastritis crónica superficial
5 (100%) 2 votes

También te puede interesar: