Gastritis crónica atrófica

Si llevas tiempo sufriendo un fuerte ardor de estómago y cada vez que terminas de comer sientes molestias, deberías acudir a tu médico lo antes posible, ya que hay muchas posibilidades de que sufras gastritis crónica atrófica, una variante de la gastritis crónica. Una afección en el estómago que produce una fuerte inflamación en nuestra mucosa intestinal y que puede provocar fuertes dolores, cambios en los tejidos del interior del estómago e incluso cáncer.

Es una de las infecciones de estómago más comunes en la actualidad, por ello es fundamental seguir un tratamiento adecuado que pueda aliviar el ardor de estómago y combatir los síntomas: dolor de estómago, mareos, náuseas, falta de apetito, trastornos del sueño, cansancio, falta de rendimiento, etc.

Pero eso sí, es importante que no te pongas tú mismo la bata de doctor y lleves a cabo tu propio tratamiento autoinmune, ya que es una enfermedad que aunque tiene fácil solución, sino se trata de forma correcta puede resultar realmente molesta y peligrosa, y puede traer serias complicaciones.

Una enfermedad de larga duración

Lo que debes saber es que la gastritis crónica atrófica es una enfermedad de larga duración, por lo que no creas que con seguir durante una semana el tratamiento de tu doctor vas a recuperarte definitivamente. Se necesita constancia y sobre todo tiempo.

Primero habrá que descubrir las causas que han provocado la gastritis,  y después será el doctor el que nos muestre el tratamiento más adecuado que debemos seguir. Recuerda, la paciencia debe convertirse en tu mejor aliada para acabar con esta afección.

También es importante además de seguir el tratamiento adecuado, llevar una vida saludable en la que el sedentarismo quede en un segundo plano. Olvídate de las comidas con una alta cantidad de grasas, de los condimentos en cada uno de tus platos, de comer entre horas, y trata de llevar una vida mucho más relajada en la que el estrés no haga acto de presencia. Por supuesto, el alcohol y el tabaco deberás dejarlos a un lado.

Debes llevar cuidado también con consumir alimentos o agua en mal estado, ya que es la principal razón por la que llega a nuestro organismo la bacteria Helicobacter Pylori, otra de las principales culpables por las que sufrimos esta afección estomacal.

¿Cómo anticiparnos a ella?

No está de más ponerse manos a la obra para tratar de anticiparnos a esta afección, y es que como dice el refrán, más vale prevenir que curar. Cambios saludables en la alimentación y la práctica de ejercicio pueden resultarte de gran ayuda, así como los jugos naturales de frutas y verduras, como el plátano, la pera, la manzana, el perejil, etc. Aprender a manejar el estrés y la ansiedad en tu día a día también es fundamental.

También puedes tomar diferentes fármacos que ayuden a prevenir la aparición de esta afección, aunque para ello es necesario acudir a un médico especialista. Se trata de medicamentos conocidos como bloqueadores H2, que son antiácidos y que ayudan a proteger la zona interior de nuestro estómago.

Gastritis crónica atrófica
3.7 (74.29%) 7 votes

También te puede interesar: