Gastritis atrófica: Muy relacionada con el cáncer

Hemos hablado en otras ocasiones sobre los diferentes tipos de gastritis que existen, pero nunca de la gastritis atrófica, un tipo bastante desconocido para la mayoría de la población pero que no debemos ignorar, pues está realmente ligado al cáncer.

Vamos a verlo en profundidad pues que estés informado es nuestra prioridad absoluta.

Caractertísticas de la gastritis atrófica

Las causas y síntomas de la gastritis atrófica son prácticamente iguales a las del resto de gastritis.

Las paredes del estómago están recubiertas por una capa de mucosa, la cual se inflama y esto provoca que el tejido estomacal se vaya deteriorando y destruyendo lentamente. Esto ocurre en todos los tipos de gastritis, pero lo que diferencia a la atrófica de las demás es que en este caso se destruyen las células parietales y principales, encargadas de la secreción de sustancias ácidas.

¿Por qué autoinmune?

Se le llama autoinmune porque una de sus características principales es que el sistema inmunológico confunde ciertas células propias del estómago con células nocivas y dañinas, atacándolas. Es un proceso muy similar al cáncer, y de hecho, la gastritis atrófica está muy relacionada:

gastritis atrófica

Causas

A la hora de comentar las causas de la gastritits atrófica por las que esta afección se presenta, hay dos que principalmente son las responsables de que se produzca: factores ambientales como las bacterias o la gastritis autoinmunitaria. Vamos a comentar de un modo más amplio en qué consisten ambas causas.

Causas ambientales

La causa ambiental más común para la gastritis atrófica es la bacteria Helicobacter pylori, un organismo que vive solamente en el interior del estómago humano, en contacto con los ácidos gástricos y que se desarrolla hasta producir daños en las mucosas hasta generar la gastritis.

gastritis atrófica causas

La infección por esta bacteria puede presentar o no los síntomas, y el organismo no tiene los mecanismos suficientes para combatirla, por lo que en los de casos de gastritis atrófica donde las causas son evidentes y presentemos síntomas notables debemos tratarlo con antibióticos.

También hay otros factores que pueden traducirse en gastroenteritis atrófica. Una dieta inadecuada puede terminar por provocar daños en el estómago y producir daños en el estómago, por lo que es conveniente prestar cuidadosa atención a llevar una dieta equilibrada y completa.

Ataque propio (autoinmune)

Cómo hemos visto, la gastritis atrófica puede ser en muchas ocasiones de tipo autoinmune.

Este ataque provoca en las paredes del estómago una lesión que debilita la mucosa e inflama el estómago, momento en el que se hace evidente la gastritis.

Esto es en otras palabras, que nuestro propio organismo es el que se “ataca” a sí mismo. Aunque pueda parecer raro o extraño, es más común de lo que se piensa y su tratamiento es costoso.

Otras causas

Estas son las dos causas más habituales de la gastritis atrófica, aunque hay otras menos comunes que también pueden dar como resultado este problema.

? Una ingesta demasiado baja de vitamina B12, o una actividad física que reduzca mucho esta vitamina también generará gastritis atrófica. ?

El embarazo también aumenta las necesidades de estos nutrientes, por lo que se podrían dar casos de gastritis en mujeres embarazadas si no se controlan adecuadamente los niveles.

El consumo de determinados medicamentos también se puede encontrar entre las causas de este mal.

Gastritis atrófica y cáncer ¿qué hay de cierto?

Entre las posibles consecuencias de este tipo de gastritis está la aparición de metaplasia intestinal, un conjunto de células propias del intestino. Existen ciertas investigaciones que afirman que la aparición de este tipo de células junto el padecimiento de una gastritis atrófica incrementa en gran medida las posibilidades de padecer cáncer gástrico.

Para ser más concretos, diferenciamos dos tipos de metaplasia intestinal, la completa (tipo 1) y la incompleta (tipos 2 y 3). Esta última es la se asocia al cáncer estomacal.

Ahora bien, esto no significa que todos los pacientes que tengan metaplastia incompleta y gastritis atrófica vayan a tener seguro cáncer, pero sí que supone un riesgo mayor que los que no tienen estos síntomas. Además, manteniendo una buena alimentación y acudiendo a un profesional a tiempo se pueden recibir tratamientos totalmente eficaces.

tratamiento gastritis atrofica

Tratamiento

De forma general podemos decir que el tratamiento de esta enfermedad se divide en dos partes: medicación y cambio en los hábitos alimenticios.

Por un lado, la medicación deberá ser recetada por el especialista y profesional que te esté tratando, nunca por cuenta propia. Él, una vez estudiado tu caso, te dará los medicamentos que considere oportunos, normalmente antibióticos y antiácidos.

Por otro lado, se deberá cambiar la forma de comer, reduciendo los umbrales de ansiedad y nerviosismo así como malas costumbres alimenticias. Un tratamiento famoso en todo el mundo que está funcionando en muchos pacientes es el tratamiento de Brenda, un tratamiento donde se nos dice con exactitud y paso por paso cómo debemos alimentarnos para ir curando progresivamente nuestra gastritis.

 

Esperamos que este artículo haya sido de utilidad y que pronto te cures. ¡Un saludo!

Gastritis atrófica: Muy relacionada con el cáncer
4.18 (83.64%) 11 votes

También te puede interesar: